¿Quieres cambiar la bañera por un plato de ducha pero sin que esto conlleve una reforma integral de tu cuarto de baño? Si ese es tu caso, este artículo está escrito para ti.

¿Cuáles son las ventajas que justifican cambiar la bañera por un plato de ducha?

Motivos para elegir una ducha y dejar de lado las bañeras:

  •  Disminuir el consumo de agua y energía. Llenar una bañera supone un derroche de aproximadamente 230 litros, frente a los 8-15 litros/minuto en una ducha. Podemos hacer que esa cifra sea menor instalando sistemas de ahorro de agua en los grifos.
  •  Eliminación de barreras arquitectónicas, facilitando así el acceso. Hoy en día, podemos incluso, encontrar en el mercado platos especiales pensados para el acceso con silla de ruedas.
  • Depende del plato de ducha que seleccionemos podemos contribuir al ahorro de espacio. Permitiéndonos así ampliar la zona de almacenaje.
  • Ahorro en el tiempo dedicado a la limpieza. Los platos de ducha tienen un mejor acceso a todo su espacio por lo que es mucho más sencillo mantener su higiene.

Opciones de reforma:

  • Cambiar la bañera por plato de ducha instalando un nuevo revestimiento en toda la altura de las paredes afectadas.  En este tipo de reforma se cambiarían y colocarían los sistemas de fontanería a la nueva altura requerida. Podemos valernos de soluciones habituales como pueden ser los revestimientos cerámicos o usar paneles murales como los de Doccia (que se muestran en la imagen a la cabeza del artículo) de fácil instalación.
Revestimiento paredes. Paneles murales. Imágenes extraídas de http://www.docciagroup.com/
  •  Reformar únicamente la zona necesaria. Si queremos reducir la inversión o queremos modificar lo mínimo posible el alicatado actual, esta es tu opción. Para ello se colocarán baldosas en la zona que haya quedado descubierta al eliminar la bañera. Nuestra recomendación en estos casos es crear un elemento de gran contraste aunque siguiendo una armonía de colores con el resto del espacio. Puedes cubrir esta zona con planchas del mismo material que el plato de ducha, aunque esto incrementará el coste final del proyecto. En cuanto a la grifería, podrías mantenerla a la altura anterior, esto se desaconseja ya que quedaría muy baja para poder usarlas de una forma cómoda.

Elegir el plato de ducha según el espacio:

  • Podemos seleccionar platos con forma de cuarto de círculo, cuadrados, rectangulares o a medida, depende de las necesidades.

¿Qué material seleccionar?

  • Cerámica: arcilla, feldespato y arenas de sílice. Si buscamos cuidar la economía, son la mejor opción. Buena resistencia a químicos, sin amarillear por su acción. Sus desventajas: son frágiles y pesados, esto conlleva una instalación un poco más complicada.
  •  Acrílico: Combinan fibra de vidrio (mayor calidad) o poliuretano en su interior con un recubrimiento acrílico. Gran resistencia  a los golpes, muy buenas características antideslizantes, instalación más sencilla por su peso más reducido.
  • Carga mineral: combinación de resina y mármol. Son extraplanos, sobre unos 3 cm de espesor total, lo que facilita el acceso a la ducha. Otra gran ventaja es que son los que mayor resistencia presentan ante cualquier tipo de golpe. Podemos encontrar estos platos en medidas especiales que se adapten perfectamente al espacio. Cuentan con multitud de colores, marcas y acabados  entre las que poder elegir.
  • Piedra natural: Normalmente los encontramos compuestos de mármol, granito o pizarra. Las prestaciones son casi iguales a los de carga mineral, aunque su resistencia es un poco menor, su tacto cálido lo compensa.

La mejor opción:

La opción más sencilla y con la que no te vas a equivocar es acudir a nuestros asesores, ellos escucharán tu proyecto y te harán una recomendación a la medida de lo que buscas y tu presupuesto. Puedes contactarnos a través de nuestra web https://fycal.com/exposicion/ redes sociales o email. ¡Te esperamos!